Visitas

martes, 25 de enero de 2011

Hoy me he acordado de ti
















Hoy me he acordado de ti. De tus manos. De esas manos con manchas, arrugadas, cuarteadas, delicadas y llenas de vida. Esas manos que a pesar de tener una fuerza increíble y estar surcadas por el paso de los años, eran suaves.
Creo recordar que me pasaba horas mirándolas trabajar. Ver como creaban algo de la nada me dejaba boquiabierta. Ramita a ramita, fotograma a fotograma, veo como hacías cestas de esparto. Ahora me arrepiento de no haber dicho: ¡Enséñame! Enséñame a crear el Universo.

Aún recuerdo el tacto de tu mano izquierda en mi rodilla mientras que con la derecha sujetabas el mando de la tele. Tu olor a colonia, de esas fuertes, de las de antes. Tu forma de afeitarte, huntándote la espuma con brocha, como se hacía antes, mientras yo desayunaba al otro lado de la mesa. Tu risa, acompañada de tus típicos pitidos bronquiales y su consecuente ristra de toses.

Te fuiste sin despedirte y sin avisar.
Pero no lo hiciste solo, te llevaste un trocito de las tres personas que estábamos contigo en ese momento. Fue triste, pero hermoso.

Te levantaste temprano, como todas las mañanas, y te sentaste al borde de la cama. Supongo que mientras preparabas tu cartera pensabas en la mala noche que habías pasado. Tu última mala noche de una serie infinita. Seguramente te dolía el pecho, pero no pensaste que fuera importante, 10 años doliéndote cada centímetro de tu cuerpo es mucho tiempo. Pero en un instante, tu corazón dejó de funcionar. Y caíste. Ya no había dolor, ni máquina de óxigeno, ni dentadura postiza, ni pastillas con el desayuno, la comida y la cena. Te fuiste tranquilo, sereno, acompañado de las personas que habías amado. Empezando un día y acabando una vida.


_________________________________________________________

Mentiría si digo que me acuerdo de ti todos los días. Lamentablemente el tiempo amortigua tu recuerdo. Ya no estás tan presente como antes, el dolor no es tan agudo. Pero te sigo echando de menos. Y espero con ansia el momento en el que volvamos a encontrarnos. Te quiero.

15 comentarios :

  1. ¡Qué bonito Laura!

    Tu abuelo estaría orgulloso de la mujer en la que te estás convirtiendo y en la que te vas a convertir.

    :-)

    ResponderEliminar
  2. Aunque tengamos la evidencia de que hemos de vivir constantemente
    en la oscuridad y en las tinieblas, sin objeto y sin fin, hay que tener esperanza.

    "Pío Baroja"

    ResponderEliminar
  3. Hola, acabo de descubrir tu blog y me parece precioso :D Te sigo, sin duda alguna ;) Pasate por el mio si quieres, un beso. http://rafael1garcia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Tienes más de un angel cuidandote por ahí arriba, eso seguro y seguro también que están orgullosos de su pequeñaja. Te quiero

    ResponderEliminar
  5. Es muy doloroso perder a alguien querido, pero ellos jamás nos abandonan. Están con nosotros siempre desde algún lugar y nos ayudan

    ResponderEliminar
  6. Que bonito, yo hace poco pasé por lo mismo, pero tienes la suerte de que fue sin dolor, es horrible ver como se van consumiendo día a día, como pierden todo poco a poco.
    Seguro que se acuerdan de nosotras.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  7. Que lindo lo que escribiste.
    Hasta ahora nunca sufría la pérdida de un familiar tan cercano, pero sí de un amigo.
    Y lo que más duele después de todo, es darte cuenta de que poco a poco te vas olvidando del sonido de su voz, de su risa, de sus expresiones...

    Gracias por seguirme !

    ResponderEliminar
  8. Qué bonito y qué pena también,
    pero supongo que así es la vida...

    ResponderEliminar
  9. Y así pasa, así pasó. Que un día las piernas se cansaron de caminar, que alguien decidió por nosotros que ya aquí nada teníamos que hacer. ¿Y quién elige? Un poco todos... un poco nadie....
    Todo se vuelve negro y de repente ya no estás.

    Y duele.

    Muá

    ResponderEliminar
  10. Cada vez que le recuerdes piensa que él querría que disfrutaras de la vida a tope, siempre, hasta que no te quedara tiempo. Y vívela por ti, por él, por los dos.

    Un abrazo,
    Chelsea :)

    ResponderEliminar
  11. Sabes?
    Se me ha puesto el pelo de punta.
    Precioso.

    ResponderEliminar
  12. Me has recordado cuando murió mi amiga Helena...
    Impresionante final, yo también mentiria si digo que me acuerdo de ella todos los dias...
    Sera que vas echando de más... lo que un dia echaste de menos... (estopa)

    ResponderEliminar
  13. Me alegro de que os guste :)
    Lo bueno de estás situaciones (mirando positivamente) es que aprendes a ser mas fuerte.
    Y una vez que tienes consciencia de que eres fuerte, sabes que puedes levantarte cada vez que caigas y a ayudar a otros a superar situaciones como esta.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Opiniones