Visitas

lunes, 8 de abril de 2013

Me rapo.

Acabo de salir de la ducha y estoy cabreada. Puede que os preguntéis el por qué o puede que no, pero yo necesito desahogarme aquí.
Resulta, que mi pelo es una SOBERANA MIERDA. Si, lo es, y no os atreváis a decirme que no. Ojalá hubiera nacido con el pelo rizado de mi madre.



Pero paso a describiros mi pelo: Mi pelo es raro. Mi pelo es distinto. Mi pelo es anormal.
Aquí me puse un caoba cobrizo.
No se ni por donde empezar... Bien, digamos que tengo un pelo liso. Es liso y si, muchas mataríais por tener el pelo liso, pero no este liso. Mi pelo es taaaaan liso que no tiene nada de volumen, da igual la laca que pongas, da igual lo que cardes, da igual que me seque boca abajo, a la hora volverá a estar liso plancha. Es taaaaan liso que da igual los bucles que hagas con planchas o tenacillas, da igual si pones gomina o espuma, los rizos y las ondas se van a tomar viento a las dos horas como mucho. Mi pelo es fino, muy fino, pero tengo mucha cantidad, y da igual cuanto lo peine, cuanto acondicionador o mascarilla ponga, a los dos minutos de peinarlo volverá a estar enredado. Los días de viento son una tortura para mi. Mi pelo es castaño claro/rubio ceniza, depende de la época del año, pero como esos colores nunca me han gustado, siempre me lo he tintado. Pero mi queridísimo pelo escupe todos y cada uno de los tintes que me pongo. Me lo he puesto rojo, caoba, rubio, morado, azul, naranja....pero da igual, a las dos semanas, vete tú a saber por qué, el tinte desaparece y van apareciendo destellos cobrizos que no se de donde vienen. El negro es el color que más me aguanta, pero solo dos semanas más, al mes me salen reflejos caobas, cobrizos y castaños por todas partes y solo se me queda del color del tinte en la raíz, por lo que siempre llevo el pelo multicolor. Arriba castaño claro, por los medios marrón chocolate, después marrón oscuro y las puntas cobrizas. Da igual que sea un tinte que compre y me ponga yo, o que vaya a una peluquería, da igual... Mi pelo escupe los tintes.
Mi cuero cabelludo es graso, pero de medios a puntas seco, por lo tanto tengo que lavármelo día si y día no para no parecer una cerda. Necesito lavarme el pelo con champú neutro/clásico porque si uso uno específico para cabello graso, el resto del pelo parece un estropajo. Pero por supuesto tengo que comprarme acondicionador y mascarilla hidratante y/o reparadora para que mis medios y puntas no parezcan paja.
Hace poco me hice flequillo, y maldita sea la hora en la que decidí hacerme semejante corte. En la peluquería tampoco me lo hicieron como yo quería, pero supongo que hubiera dado igual, pooooorqueee...¡TENGO DOS REMOLINOS GIGANTES EN LA FRENTE! Si si, uno a cada lado, como si de cuernos se tratara. No importa que me pase las planchas o me lo peine a cepillo y secador, da igual que ponga laca, el maldito flequillo se abre siempre por los dos mismos sitios.
Otro inconveniente de mi pelo, es que, tarda siete siglos en crecer. Que si proteínas o vitaminas o biotina, no importa, irá a ritmo de caracol, por lo que calculo que muy a pesar, y echando maldiciones, aún me queda flequillo hasta navidad.

Resumiendo:
Tengo un pelo laceo sin volumen, que se enreda con mirarlo, que escupe los tintes, que no aguanta ni dos días limpio, que de medios a puntas parece estropajo si no lo cuido, que tarda una barbaridad en crecer y que tiene dos remolinos gigantes que me impiden hacerme flequillos.

¿Y que tiene de bueno?

Lo bueno es que al tenerlo tan fino, se me seca en dos minutos. Y que es mi pelo y le tengo cariño. Y que cuando me gasto un pastizal en cosas para mantenerlo hidratado y peinándome cada media hora pues no está tan mal.


Pero sigo cabreada, he salido de la ducha y me he encontrado con un nudo del tamaño de Australia. Y no había manera de quitarlo, a punto he estado de cortármelo hasta que he vuelto de nuevo a la ducha y echándome mascarilla a tuttiplen poco a poco se ha ido deshaciendo.
De veras, me lo raparía. He de admitir que tengo ganas de olvidarme del pelo por una temporada, pero se que no lo voy a hacer. Ni rapar, ni cortar. El pelo corto no me sienta bien y a los dos días estaría con depresión sin salir de casa y mencionando de pasada que cierto señor alicantino me mataría si me rapara.


En fin, esto ha servido para desahogarme. Pero con la tontería ya tengo que comprar otro tinte para que no se me vea el pelo multicolor. Me compraré el Sublime Mousse de L'Oreal en el tono 415 "Chocolate Helado". Ya me lo he puesto una vez y me encanta.



Una noche entera con trenzas
Y las ondas desaparecieron a las dos horas , incluso con  laca.



1 comentario :

  1. yo hay veces que también me lo raparía... tengo tanta mata que no importa el corte que me haga, si me lo plancho o no... da igual, voy a parecer Mufasa toda la vida.
    Por cierto, guapa, stoy sorteando unas pulseritas a elegir, te lo digo por si te apetece participar! muak!
    http://www.lamodaylaciudad.blogspot.com.es/2013/04/sorteo-pulseras-ladies-art.html

    ResponderEliminar

Opiniones